Un hotel con 100 años de historia, para personas que saben que el tiempo es una construcción. Calidez, sencillez, y toques especiales. Un hotel con habitaciones dobles y triples, departamentos equipados, aire acondicionado, cajas de seguridad individuales, restaurante, videoteca, microcine, biblioteca, pileta climatizada, balneario propio, recreación infantil, bar, salón de juegos y conexión wifi en áreas comunes. Atención esmerada, misterio, gracia y personalidad. Y fantasmas, claro.

De las cincuenta y siete habitaciones, ninguna es igual a otra, porque en el VHO queremos que todos los detalles sean originales.

Están las antiguas, las remodeladas, y el sector de aparts. Para que cada uno encuentre su equilibrio entre confort y estilo.